TOP 10 PERSONAJES DE LA ESPAÑA POP EN 2011

Posted on enero 5, 2012

1


Rajoy-jura-ante-el-Rey_54242364277_53699622600_601_341

2011 fue el año en el que twitter explosionó en España y ¡por fin! dejó de utilizarse como una mera ventana a las promociones vacuas de los famosos, para acercarnos a la medición instantánea de los distintos fenómenos pop. Todos los puestos de este TOP han sido trending topic en algún momento durante 2011. Bueno, puede que el número 1 no (cosa que me extrañaría) pero es, sin duda, el estandarte, la sirena del barco pirata del fenómeno televisivo de 2011. Que llueva la caspa.

10. Remedios Cervantes

En el puesto número 10 una entrada loquísima y muy catastrófica que trae de vuelta a uno de esos iconos de la televisión del 2000 como fue Remedios Cervantes. Un impulso muy humano y muy auténtico. Tan auténtico que da una voltereta mortal y parece todo montado. Ocurrió el 27 de diciembre y Antena 3 tuvo que salir a decir que no era una inocentada. Cágate. “¡Con lo bien que estaba yo en mi casa!” decía Remedios después de arruinar unas navidades a este joven salamanqués. No pasa nada, Remedios. El marcador de tus quince minutos de fama vuelve a estar a cero. Enhorabuena.

9. Paquirrín no es Paquirrín, es Kiko Rivera

UN ABRAZO CRACK!!!!!!

Este año ha sido el año en el que Paquirrín, hijo de la folclórica bollera Isabel Pantoja y del torero más macho, Francisco Rivera “Paquirri”, ha pasado de ser un Piraña Litronero al nieto deseado por todas las abuelas. Casi ná. Nadie sabe a ciencia cierta por qué, tras el fracaso por convertirse en humorista de la mano de Ángel Martín, fue un programa como Supervivientes el que le hizo conectar con el rango más amplio del público. Tanto, que ahora ejerce en el reality wannabe Tú sí que vales, de portavoz del pueblo. ¡Paquirrín! ¡La voz del pueblo! Lo más. Esta reconversación medieval provocó que en los corrillos de pueblo comenzara a hablarse de “Kiko Rivera” y no de Paquirrín. Paquirrín es un baboso. Kiko Rivera es un crack. ¡Cuantísimo gañán!

8. David Bisbal Lonely Planet

El lío que tienen los famosos con Twitter es para subir a los lagos de Covadonga de rodillas. Alejandro Sanz, que hace todo lo posible por destruir su imagen pública a través de dicha red social, abrió el camino a su amigo Bisbal, que, en menos de 140 caracteres, se convirtió en el hazmerreír de un país entero. Esta fue una de esas anécdotas que saltaron de Twitter a los bares de tragaperras, como la muerte de Amy Winehouse o el 15m. El Shirly Temple andaluz dijo en plena Primavera Árabe: “Nunca se han visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas. Ojalá se acabe la revuelta”. Las hostias que le llovieron siguen resonando. Muy tierno.

7. Resurrección de Geno

Hello my friends! Hi my friends! If you looking for la fiesta welcome to the party!

Nunca antes los deseos más morbosos de los espectadores se vieron tan dichosamente cumplidos, como cuando O.T anunciaba que un antiguo triunfito entraría en la nueva academia, y de repente, en ese plató, apareció sentada Geno, de OT1. Geno, que desde que dio la vuelta hacia el otro lado en la coreografía de ese clásico ya imperecedero que es Europe’s living a Celebration, había soñado con poder demostrar de nuevo su talento. Y Geno volvió con fuerza, y le arrebató todo el protagonismo a los nuevos concursantes. Pero no por su talento innato (o no) para los gorgoritos, sino por su implicación emotiva en todos los procesos de las galas. Sus expresiones faciales y demás body language la llevaron a protagonizar un hashtag que será recordado siempre con cariño en twitter: #sufrocomogeno. Eso sí, nuestro gozo en un pozo. Pilar Rubio gafó O.T y nos quedamos sin Geno, y sin sufrimiento. ¿Gracias?

6. Russian Red dice que es facha.

Luego está el mundillo indie, que es muy ridículo, y se altera cuando anuncian que Julieta Venegas va al FIB o cuando Russian Red dice en una entrevista que no sabe si posicionarse en la izquierda o en la derecha, pero que cree que más bien en la derecha. Hay que ser cateto. Los que la critican, digo. Que esta chica sea lela es lo de menos. A mí si mañana Rajoy se convierte en el nuevo Morrissey, leeré sus letras con cautela, pero no tendré más remedio que rendirme ante su música. Este es ese país de pandereta en el que se critica a la dulce y talentosa Russian Red por ser de derechas y se defiende al maleducado e impresentable Willy Toledo por ser de izquierdas. ¡Monarquía bananera! Eso sí, su videoclip de I hate you but i love you es una cosa muy fea, por mucho que quiera parecerse a las chicas de Hanging Rock.

5. Rosa Benito gana Supervivientes.

Cuñadas que se parecen a sus cuñadas

Las amas de casa de este país se revolucionaron en sus sofás cuando otra ama de casa, a tiempo parcial peluquera de la más grande, ganó un programa tan heavy como Supervivientes. Pero no sólo ganó. Hacia la mitad del concurso, cuando en realidad ya estaba todo el pescado vendido, Rosa Benito se marcó un pedazo de monólogo feminista que dejó a Bibiana Aído a la altura del betún, o la betuna. Delgadísima y, sorprendentemente, muy guapa, ojos lacrimosos y voz potente, la cuñadísima empezó a hablar como si hubiera sido guionizada por Alan Ball. Demasié. Apenas unas semanas antes, Isabel Pantoja entraba en el plató de Supervivientes con los brazos abiertos, cual Cristo Redentor.

4. Urdangarín.

Yo era el guapo y el deportista

Lo que nos encanta en España elevar por los cielos a un personaje público para luego estrellarlo de la manera más ruidosa contra el suelo, tampoco está escrito. Un rise and fall en todo regla el que nos ha ofrecido Iñaki Urdangarín. Nuestra querida Casa Real no gana para disgustos. La familia política que han escogido sus descendientes ha explotado cual burbuja inmobiliaria. Lo mejor ha sido, sin duda, ver como ese museo tan Cuarto Milenio como es El Museo de Cera de Madrid, sacaba las figuras de los damnificados. Como cuando en Toy Story 3 los muñecos están a punto de ser incinerados. Una historia de destierro muy amarga.

3. Paz Vega, indignada

Soy actriz

Que este ha sido el año del indignado, ya nos lo ha dicho Time. Y si lo dice Time, va a misa. Cuando el movimiento del 15m no eran tan excluyente y permitía que, de verdad, cualquier persona ejerciera su derecho a manifestarse, sin clasificación social o política, la Puerta del Sol estaba gobernada por un pelaco gigantesco. Esa melena pertenecía ni más ni menos que a Paz Vega. Paz Vega, que es a efectos interpretativos la Paz de la Huerta española. Qué cosas. Justo antes de que se instalaran en la Acampada Sol las Comisiones del Amor y los talleres de Clown, es decir, justo antes de que todo se fuera a la mierda, Paz Vega se vio rodeada de cientos de distintos carteles y pancartas que la marcaron como icono de nuestra peculiar primavera árabe.

2. Paqui la Coles

¡ A mí que me hagan el polígono!

Sálvame es un programa fagocitador que no tardará en caer, como cayó Aquí Hay Tomate y como cayó Crónicas Marcianas. Hacer un programa basado en los entresijos del mismo programa es, como concepto, una cosa muy guay, pero su desgaste ya es evidente y, yo, que siempre he sido un gran defensor de Sálvame, tengo que reconocer que el programa ya no es lo que era. Pero, cuando el programa empezaba a mostrar dicho desgaste, sobre todo en la figura de la pesadísima Princesa del Pueblo, Belén Esteban, Sálvame sacó a la palestra a una figura muy de cuando Almodóvar hace docushows en sus películas. Una persona tan española y tan real que, como le pasaba a Remedios Cervantes, parecía una actriz de Hollywood buscando un Oscar. Su autenticidad propició durante varias semanas algunos momentos muy míticos en la televisión española. Sin embargo, cuando el cachondeo con Paqui se transformó en humillación, Sálvame comenzó la carrera sin frenos hacia los infiernos en los que se encuentra ahora. Ahí se quede.

1. Sandro Rey

Este ha sido el año en el que los “llama y gana” se han visto abducidos por un nuevo fenómeno que ha entrado con fuerza en la televisión española, en clave de revival. Los médiums. Tragarse una emisión completa de cualquier programa con un vidente de por medio exige o la consumición de sustancias psicotrópicas o una concepción del entretenimiento que va más allá de todo lo que yo pueda defender. Sin embargo, gracias a la labor de ese programa tan maravilloso (de verdad) como es APM, ese filtro pop televisivo, podemos conocer a personajes tan lynchianos como Sandro Rey.

Sandro Rey, que es a efectos prácticos, un vidente sacado del imaginario colectivo, triunfa entre las abuelas por su pelazo y por ese rollo místico tan mortífago de Harry Potter a lo Lucius Malfoy (gracias, Pilar) y tan hermanas del baptisterio. En general, es muy ducho en la improvisación loca y en culpabilizar a su interlocutor de su propio engaño. Su descaro y clarísima antipatía lo elevan a los altares de la Alianza de Magos de GOB.

Si habéis llegado hasta aquí, enhorabuena. Espero que os haya gustado. Os dejo la propinilla. Un abrazo.

Posted in: Uncategorized